Camaras WIFI

Las Cámaras WIFI son útiles dispositivos de vigilancia que pueden ser utilizados en su país y todo el mundo gracias a su capacidad de poder enviar su señal de video y audio a través de Internet. La visualización de los videos pueden realizarse desde cualquier navegador de Internet o a través de una red tipo LAN (red de computadoras que abarca una casa, departamento o local). 
 
En muchos casos las Cámaras WIFI son conocidas como cámaras de red o de web, y lo único imprescindible para poder utilizarlas es disponer de una conexión a la web. Este tipo de cámaras están compuestas generalmente por tres elementos: la cámara de video que no se diferencia demasiado de las tradicionales, un sistema intermedio que comprima las imágenes de la cámara para que pesen menos y sean más rápidas de enviar por la red y un sistema de proceso que se encargue de gestionar los videos, enviarlos a la placa de red, la detección de movimiento y del propio movimiento de la cámara, en caso de que posea motor. 
  
Las aplicaciones más comunes de las Cámaras WIFI son la realización de todo tipo de tareas de vigilancia y seguridad. Gracias a estos dispositivos cualquier persona puede vigilar su vivienda, no importa donde se encuentre, siempre que posea conexión a Internet, por lo que incluso estando en el trabajo o de vacaciones uno puede observar lo que está ocurriendo. También se utilizan para vigilancia de empresas e instalaciones, pudiendo controlar diversas sucursales o edificios desde una ubicación remota central, siendo ideal para custodiar estadios, bancos, lugares de turismo, instalaciones militares, etc. 
 
La cantidad máxima de usuarios que una Cámara WIFI permite varía mucho según el modelo y la marca, pero en general suelen soportar entre 10 y 20 usuarios. Asímismo se pueden enviar de forma automática capturas de pantalla a una dirección de web predeterminada, para que cualquier persona del mundo las pueda ver.  
 
A diferencia de las cámaras utilizadas en circuito cerrado, las cámaras IP, como también se las conoce, permiten registrar video desde la ubicación que más convenga al usuario. En muchos modelos se pueden llegar a programar para que solo graben cuando se registre movimiento a través del sensor, para evitar la generación de archivos muy grandes por un lado y para facilitar al usuario la revisión del material obtenido en su país y todo el mundo.