Barridos electronicos

La cantidad de dispositivos que han sido diseñados para espionaje y violación de la privacidad de personas y organizaciones es cada vez más grande. A su vez éstos dispositivos son cada vez más pequeños y difíciles de encontrar. Muchas veces no basta solo con una revisación física y visual exhaustiva.
 
Una empresa puede tener sus líneas telefónicas intervenidas durante las 24 horas dejando escapar gran cantidad de valiosa información que puede ser usada por la competencia en su país y el mundo. Peor aún, un micrófono puede haber sido dejado en la oficina de un gerente o en una sala de reuniones, lugares donde se suelen tomar las decisiones estratégicas más importantes.
 
En el mundo del espionaje se utiliza lo que se conoce como equipos de contramedidas electrónicas o “contrainteligencia” a los dispositivos y técnicas que permiten evitar que otra persona o institución obtenga ciertos datos o también la creación y difusión de información falsa para desorientar al enemigo. De esta manera se crearon una cantidad de dispositivos para barridos electrónicos que ayudan a evitar que la información y la privacidad de una persona u organismo sea violada con herramientas de vigilancia electrónica.
 
Muchas veces los medios para recolectar inteligencia e información competitiva se hace a través de medios no éticos, tales como cámaras de video, micrófonos y dispositivos de escucha, o incluso llegando a hurgar en depósitos de residuos y tachos de basura, todo sirve. Si uno llega a considerar que la amenaza proviene de la utilización de micrófonos ocultos en un evento único o a través de vigilancia realizada en el sitio de la propia empresa, hay que iniciar un plan de acción utilizando diferentes dispositivos de barrido electrónico.
 
Cuando se realizan reuniones fuera de la empresa en su país es recomendable realizar barridos electrónicos en habitaciones, cuartos de baño y sala de reuniones. Por su parte el personal de seguridad debe custodiar de forma permanente estos lugares luego del examen para garantizar que se mantengan libres de dispositivos espía.
 
En caso de que el examen revele la presencia de dispositivos espía, se recomienda no removerlos de su lugar, debido a que pueden estar siendo usados como trampa para averiguar quién fue el que los puso allí. Hay que tener en claro que el examen hecho con dispositivos de barrido electrónico es solo el comienzo de la investigación: aquellas personas que se consideren sospechosas deben ser sometidas a un interrogatorio y se debe evaluar por completo el sistema de seguridad usado actualmente en caso de que aparezcan muchos problemas.