Generadores/Reductores de ruido

Cada día más y más empresas y organizaciones de todo el mundo toman conciencia sobre el hecho de que uno de los activos más importantes de la actualidad es la información. Lo que se habla o se discute en una reunión o junta puede ser vital para la permanencia y el liderazgo de una empresa, por lo que a ciertos niveles crecen cada vez más las posibilidades de que estas conversaciones sean escuchadas o monitoreadas por oídos no autorizados en su país y todo el mundo. 
 
Ante este panorama cada vez más complejo relativo a la privacidad de las reuniones , los encargados de seguridad de las organizaciones más importantes no dudan en recurrir a soluciones de gran efectividad, como son los generadores/reductores de ruido. Estos dispositivos están diseñados para evitar que los smartphones puedan ser utilizados como grabadores por lo que se convierten en una herramienta fundamental para combatir el espionaje empresarial. 
 
Los generadores/reductores de ruido son considerados como dispositivos de contramedidas electrónicas gracias a su capacidad de generar barreras de protección insonora, imposibles de escuchar por el oído humano por lo que no pueden ser detectadas, a la vez que imposibilitan la grabación de las conversaciones cercanas en su país. En algunos casos la interferencia hace que los diálogos se conviertan en ruido indescifrable, por lo que toda grabación que se haya realizado quedará totalmente inutilizada. 
 
En otros casos, los generadores/reductores de ruido permiten proteger las conversaciones que requieran alto nivel de privacidad contra escuchas encubiertas en las que se utilicen micrófonos láser o de contacto generando ruido blanco de enmascaramiento, el cual estando correctamente ecualizado en las estructuras cercanas puede evitar el correcto funcionamiento de los dispositivos de escucha. 
 
Los dispositivos de escucha que funcionan a través de vibraciones funcionan gracias a la posibilidad que tienen las ondas de sonido de penetrar en ventanas, paredes y todo tipo de materiales. Hay muchos materiales que permiten que el sonido viaje mucho mejor que en el aire, como puede ser el agua por ejemplo. En ciertos casos los sistemas de calefacción pueden llegar a utilizarse para realizar escuchas encubiertas de personas, utilizando estetoscopios electrónicos. Estos dispositivos pueden percibir las vibraciones que las conversaciones realizan al rebotar en paredes, ventanas y otros tipos de cristales, los cuales pueden ser transformados nuevamente en sonidos. Es conocido que estos dispositivos de escucha han sido instalados en otros lugares adyacentes, tales como pisos o habitaciones que estén conectados al área objetivo.