Proteccion

Muchas veces los medios para recolectar inteligencia e información competitiva se hace a través de medios no éticos, tales como cámaras de video, micrófonos y dispositivos de escucha, o incluso llegando a hurgar en depósitos de residuos, todo sirve. Si uno llega a considerar que la amenaza proviene de la utilización de micrófonos ocultos en un evento único o a través de vigilancia realizada en el sitio de la propia empresa, hay que iniciar un plan de protección.
 
Los enemigos corporativos y competidores de su empresa pueden estar más que interesados en lo que discutieron en una reunión con accionistas, los nuevos socios comerciales, clientes o los equipos de investigación y desarrollo de productos nuevos. El acceso a información sobre el estado financiero de su compañía o todo lo que se pueda conocer sobre su propiedad intelectual puede dar una ventaja competitiva crucial. Utilizar herramientas de protección es fundamental frente a ciertas empresas dispuestas a todo a la hora de intentar obtener esa información que debido al imparable avance de la tecnología, es cada vez más fácil de conseguir en su país y el mundo.
 
El costo de los dispositivos inalámbricos más avanzados, tales como micrófonos ocultos, cámaras espías camufladas o dispositivos de grabación portátiles es cada vez menor. Todos ellos están a segundos de distancia de conectarse a la red para hacer llegar toda la información que hayan conseguido al que esté espiando.
 
Muchos empleados de mantenimiento o de limpieza pueden haber sido sobornados para colocar de forma totalmente sencilla un dispositivo espía en una sala de reuniones. Estos mismos pueden haber sido instruidos para buscar en la basura o espiar las contraseñas de acceso a sistemas que muchos empleados poco cuidadosos pueden haber dejado en un escritorio o pegados con cinta debajo del teclado. Está claro que resguardar la información confidencial de su compañía requiere un enfoque de protección preventivo y para eso las contramedidas electrónicas son ideales en su país.
 
Los objetivos de la vigilancia son principalmente las oficinas de CEOs y gerentes, salas privadas de conferencia y áreas de trabajo con secretarias y asistentes. Estos espacios suelen ser los más utilizados para la realización de juntas estratégicas y la discusión de la información más importante de la compañía y necesitan protección especial. Estas son las primeras que deben ser examinadas en busca de micrófonos de escucha de forma regular y principalmente antes de reuniones importantes, según el nivel de riesgo.